77- 50 sombrajos… o más

El sombrajo es a la sombra lo que una baguette a la hogaza, la hamburguesa a un buen cocido, o el lodazal a la marisma. El fenómeno Grey, más que una sombra fresca donde reposar el alma, me parece un sombrajo patético y desazonador, abrumador hasta el agobio y de muy preocupante calificación moral.

Por supuesto que, ni he leído la novela, ni visto la película. No pongas cara de imbécil, tampoco he leído Mein Kampf, y no creo necesario hacerlo para tener el conocimiento de la maldad del nazismo. Aprovecho que no se te quita la cara de panoli para advertir que tampoco tengo en la biblioteca a Karl Marx, me basta el riachuelo de Kim Jong-un para intuir el tipo de agua que mana de esa fuente. Ninguna de esas obras me interesa.

El fenómeno es real, ahí no hay discusión. Pléyades de adolescentes, y algunas más creciditas, se apuntan en largas listas de espera para contemplar extasiadas a la mujer sometida al macho. Guaperas el tío y la chica normalita, lo típico, eres una mierda reina mía, ven aquí que te haré sufrir, para eso soy tu hombre. De pena.

Y sin embargo, superado el rechazo del instante primero me pregunto, con cierta angustia, cómo hemos llegado hasta aquí. En qué habremos fallado, dónde anidó durante décadas esa idolatría hacia el sexo violento. Vale, me tranquilizo, me pongo la vena cáustica, añado unas gotitas de vitriolo como dice mi buena amiga Isabel Rosselló, y… me resulta lo siguiente:

1ª- Sombra: Desde lo políticamente correcto se me dice que los hombres hemos de ser la leche de sensibles. Vale.

2ª- Sombra: Desde ese mismo discurso se anima a la mujer a tomar la iniciativa y ser la verdaderamente emprendedora. Pues bueno.

3ª- Sombra: El término violencia de género degenera rápidamente en violencia machista, y nunca se considerará de un tipo ni de otro la agresión de una mujer al hombre, sólo contempla una dirección. Vaya.

4ª- Sombra: Se acuña el término machismo, en cambio no se crea su antónimo que debería ser hembrismo, simplemente esa palabra no existe. Por cierto, machismo siempre es peyorativo, y feminismo siempre es buenísimo, eso sin excepción de ningún tipo. Pues eso.

5ª- Sombra: Supone la prostitución del idioma duplicando en femenino absolutamente siempre que se pueda. Incluso cuando no se puede, así se llega a escuchar aquello de miembros y… ¡miembras! Olé ahí.

6ª- Sombra: El arresto por denuncia de malos tratos es inmediato, pero claro, sólo para el hombre. Si después se demuestra que la denuncia es falsa… pues oye ¡que te quiten lo bailao!

7ª- Sombra: Hace su aparición la discriminación positiva de la mujer. No se trata de igualdad, se trata de ventajismo y todos callan. Lo que oyes, querido.

8ª- Sombra: Llega la Ley de Paridad, en ella se impone una tasa de feminismo que no tiene intención de contemplar la valía de la persona. No se mira el cerebro, se miran las ingles.

9ª- Sombra: Se jalea el aborto como la solución a los problemas de la mujer, o sea, el macho te preña, se larga, y tú a abortar. Y si no abortas eres tonta.

10ª- Sombra: Se legisla repetidamente contemplando el aborto siempre como solución a un problema, todos los partidos lo hacen. Nunca se contempla la vida del nasciturus, sólo la de la mujer.

11ª- Sombra: Personajillos como Lara Alcázar, presidenta de Femen España y demás compañeras de patética comparsa, hacen gala de una curiosa mezcla: feminismo beligerante y mala leche a montones. Y todos aplauden.

12ª- Sombra: Se sataniza por machista la exhibición del cuerpo femenino en la misma medida en que famosas de medio pelo nos van mostrando en los medios sus colecciones de machos. Las feministas ni mu.

13ª- Sombra: Si tu jefe es hombre y te reprende, siendo tú mujer, es un misógino. Si tienes jefa y te riñe siendo tío… ¡estás jodido!

14ª- Sombra: El 8 de Marzo es el día de la mujer trabajadora. No busques el día del hombre trabajador ¡no existe!

15ª- Sombra: El 15 de Octubre se celebra el día de la mujer trabajadora rural, puestos a detallar … lo mismo, chico, del hombre ni media.

16ª- Sombra: Si un hombre hace turismo sexual es un pervertido. Si lo hace una mujer es fantástica su idea de libertad y se la ovaciona.

17ª- Sombra: La niña lloraba porque quería la muñeca vestidita de rosa y su madre le compró el camión amarillo.

18ª- Sombra: El niño lloraba porque no le compraron el balón sino una batería completa de cocina. ¡Con un par, tío! ¡Ancho se quedó el padre!

19ª- Sombra: Integrantes del grupo Femen rodean y abuchean a un cardenal octogenario con los pechos al aire y tirándole bragas a la cara. A nadie se le ocurre la exhibición de penes ante Micaela Navarro, y mucho menos arrojarle calzoncillos a los morros.

20ª- Sombra: Se acepta como idea general que la mujer ha tenido una vida más dura que la del marido. Si él murió en la mina o el tajo, pues oye, paciencia.

21ª- Sombra: Cuando la mujer se incorpora plenamente al mercado laboral y desciende peligrosamente la natalidad lo llamamos Realización y Emancipación de la Mujer.

22ª- Sombra: Cuando el marido no tiene tiempo para dedicarse a su mujer porque curra todo el día se le llama egoísta, irresponsable y falto de sensibilidad.

23ª- Sombra: Si la mujer no trabaja fuera de casa se la considera sometida.

24ª- Sombra: Si el marido vive a expensas del sueldo de su mujer se le considera un parásito.

25ª- Sombra: Si un chico piropea a una chica se le considera un machista retrógrado y envilecido.

26°- Sombra: Cuando un grupo de chicas hablan con extremo detalle del físico de un chico se considera de lo más moderno y correcto.

27ª- Sombra: Si el jefe pellizca el culo a su empleada puede ser denunciado inmediatamente.

28ª- Sombra: Si la jefa da una palmada en el trasero de su empleado hay que considerarlo como una deferencia de la jefa.

29ª- Sombra: Si cedes tu asiento a una chica eres un antiguo y gilipollas, se reirá de ti y no lo aceptará.

30ª- Sombra: Si no lo cedes eres un maleducado e igualmente gilipollas, no lo intentes de ninguna de las dos formas, te aconsejo mirar al suelo y estarte callado.

31ª- Sombra: No se puede usar, bajo ningún concepto, la palabra “provocativa” en referencia a la ropa femenina, la ropa no provoca, según el pensamiento feminista si alguien se excita es que está tarado.

32ª- Sombra: Si el padre separado no pasa la pensión a su ex, la justicia interviene con prontitud.

33ª- Sombra: Si la madre separada niega a su ex el derecho de visita a los hijos… pues oye, ¡que le vayan dando!

34ª- Sombra: Existen grupos denominados “Antipatriarcales” que desprecian cualquier tipo de autoridad ética o moral. Curiosamente jamás se denominan “Antimatriarcales”.

35ª- Sombra: La lucha y conquista de derechos incluye siempre a hombres y mujeres, pero los logros feministas sólo aparecen orientados a la mujer.

36ª- Sombra: El feminismo beligerante aboga por la desaparición y ridiculización del amor romántico. Item más, propone como perfecta la vida sin el hombre. Estamos locos.

37ª- Sombra: Ante la decisión femenina de abortar nada importa la opinión contraria del padre, ni siquiera cuando exista la posibilidad y compromiso de educar y mantener al hijo hasta su emancipación por mayoría de edad a cargo del hombre. Nosotras parimos, nosotras decidimos.

38ª- Sombra: Cuando hablamos de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, estamos sosteniendo una flagrante desigualdad, eso sí, desde el gobierno de la nación.

39ª- Sombra: Algo hay que empezar a sospechar cuando la apología de la maternidad es vista como retrógrada y dominativa.

40ª- Sombra: A un hombre sólo no se le entrega un chiquillo en adopción. Una mujer puede inseminarse artificialmente. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, calla.

41ª- Sombra: No existe posicionamiento claro de los grupos feministas beligerantes ante el sometimiento femenino en el mundo árabe.

42ª- Sombra: Aparece cuando se pone todo tipo de autoridad en la picota pregonando la liberación total de la mujer. El resultado puede ser el de países sin autoridad y por tanto sin derechos femeninos. Absolutamente ningún derecho.

43ª- Sombra: Tragicómico el espectáculo demencial de exigir a la Iglesia el sacerdocio femenino. Curiosamente nadie pide que las señoras puedan ser ulemas, rabinos ni monjes tibetanos.

44ª- Sombra: No consta que exista por parte de ningún hombre el deseo de ser Madre Abadesa y mucho menos que se creen lobbies de presión para conseguirlo.

45ª- Sombra: En caso de separación de la pareja con hijos no se comprende el rechazo materno a la custodia compartida. La postura sólo es comprensible desde el calco patriarcal por parte de la madre. Yo sí, pero él no.

46ª- Sombra: Surge cuando el término igualdad, no contempla ni la complementariedad ni la diferencia de sexos, simplemente se tiende a una androginia absurda.

47ª- Sombra: Se condena sin paliativos la violencia sobre la mujer ejercida por el hombre. No se dice nada de la violencia que el hombre puede padecer, física o psíquicamente, simplemente se soslaya el tema aunque se sabe que el hombre también puede ser víctima.

48ª- Sombra: Tras siglos de dominación masculina se pretende la dominación femenina como compensación. ¿No hablábamos de igualdad?

49ª- Sombra: La violencia lo es por sí misma, cuando añades la coletilla “de género” reduces la violencia a una sola de sus múltiples manifestaciones. El mal es mal y punto.

50ª- Sombra: Me pasma que los grupos feministas beligerantes no hayan interpuesto una denuncia en toda regla al autor de “Cincuenta Sombras de Grey”… E. L. James, uy, bueno, a lo mejor es simplemente porque no es autor, sino autora. Seguramente será eso. Erika Leonard James.

Y a partir de ahora añade tú lo que te plazca, yo te he dado cincuenta razones por las que ese truño de las Cincuenta Sombras de Grey supone un triunfo editorial y cinematográfico. Hemos funcionado como auténticos idiotas al dictado de una radicalización femenina cada vez más patética. ¿El resultado?… pues ya lo ves querido, a la que nos quitan el yugo impuesto por las feministas se nos va la pinza. El discurso de lo políticamente correcto nos ha llevado a un auténtico desierto en el que la sinrazón provoca realidades muy peligrosas. ¿Recuerdas el principio de acción reacción? Pues eso querido, a la acción absolutamente imbécil de la androginia como propuesta feminista se responde popularmente con la reacción del deseo femenino de un hombre guapo y además duro.

¿Me gusta el tema? No, querido, para nada, ni me gusta el sado ni me gusta la androginia, de lo que sí estoy seguro es que la película o el libro nos está mandando un mensaje clarísimo: Dejad de hacer el imbécil, el sexo ni la atracción no se legisla con Pajines, Carlas Brunis, Femen, feminismos radicales ni nada por el estilo. Cuando el legislador pretende decirme cuál debe ser el rol de la chica o el chico, del hombre o la mujer, me recuerda los tiempos más oscuros de nuestra historia reciente, cuando se recluía a la mujer a la cocina y al homosexual al psiquiátrico. Como bien se demuestra, en conservador o en progre, hacer el tonto en esta materia es muy posible, y por lo que veo… casi inevitable.

Por |2018-09-05T21:03:21+00:0012 marzo, 2015|Dues paraules|